El sistema de suspensión, es el encargado en nuestro vehículo de evitar que se trasmita al habitáculo de los pasajeros las vibraciones propias del rodaje sobre el terreno y sus irregularidades, amortiguando la llegada de las mismas a la carrocería del vehiculo.

Con el sistema de suspensión, aumentamos en comodidad y además procura tener el mayor tiempo posible las ruedas sobre el suelo para mejorar la adherencia del coche, evitando bloqueos y derrapajes.

La suspensión del automóvil se consigue mediante un elemento elástico que puede ser una ballesta, un muelle helicoidal o una barra de torsión principalmente que:

Se deforma elásticamente al soportar el peso o la presiona, variando su longitud al subir o bajar las ruedas.

Esta deformación evita que la carrocería reciba el impacto directo y la mantiene en contacto con el suelo.

Un segundo elemento amortiguador con la función de disminuir la amplitud y el número de oscilaciones del elemento elástico. Son generalmente amortiguadores hidráulicos telescopios.

Realizamos cambios de Amortiguadores y Espirales, en la red de sucursales.